Alto acceso a Internet en Colombia incrementa cifras de Cibercrimen.


DigiCert, proveedor global líder de certificados digitales y Certicámara S.A, entidad de certificación digital líder en el país, realizaron en días pasados el Foro Internacional Mecanismos contra el Cibercrimen. Durante el evento se conocieron cifras y casos de ataques a las empresas, así como a diversas modalidades delictivas a través de Internet. 

De acuerdo con el Centro Cibernético de la Policía Nacional, se ha determinado que ciudades capitales como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Cartagena y Bucaramanga concentran 74% del cibercrimen a nivel nacional, por su alto acceso a Internet. En lo corrido de 2018 ya se han registrado más de 12.000 denuncias entre las que se destaca, hurto por medios informáticos y violación de datos personales. 

Sin embargo, un estudio reciente de Netcraft, arroja la buena noticia que Colombia es el segundo país de América Latina con el mayor número de certificados de seguridad para páginas web, con altos estándares de confiabilidad. Esto también se obtuvo, gracias a la entidad de certificación digital, Certicámara SA, que ha emitido en los últimos años más de 12 mil certificados SSL / TLS, y en la actualidad ha emitido el 80% de certificados con barra verde del mercado nacional. Esta destacada cuota en el mercado de Certicámara, se logró gracias a su asociación y el respaldo de DigiCert, como proveedor global líder de certificados digitales y que cuenta con una amplia experiencia en los principales sectores económicos como las finanzas, la tecnología de comercio electrónico y las principales empresas del cuidado de la salud. DigiCert está respaldado principalmente por docenas de premios por su plataforma de gestión de nivel empresarial y con un rápido crecimiento en el mercado a nivel mundial.

Según datos de ESET, compañía de seguridad informática, los ciberdelincuentes usan diferentes modalidades para acceder a la información básica del usuario o la de sus dispositivos. Una de la más reciente es el ataque homográfico, con el que los cibercriminales registran dominios que se escriben muy parecido a los originales, induciendo al usuario a no percatarse de error, para enviar datos e información (ver ejemplo). 

Ejemplo ataque homográfico 


Para mitigar delitos como la suplantación, el ransomware o el pishing, así como vulnerabilidades críticas y comunes, que de acuerdo a un reporte de seguridad de ESET han aumentado entre 2016 a 2017, en un 128.15%, los expertos recomiendan sensibilizar a cada internauta, para usar responsablemente la tecnología y realizar inversiones en seguridad informática. De esta manera, es clave que los sitios web que se visiten, cuenten con el Certificado SSL de barra verde, que autentican la identidad del portal y de su propietario. 

La inseguridad y el Internet de las Cosas IoT 

Un informe publicado por IDC Research indica que la base instalada de terminales IoT crecerá de 9.7 billones en 2014 a más de 25.6 billones en 2019, llegando a 30 billones en 2020. 
Tras el aumento exponencial de dispositivos interconectados en sectores como la salud, automotriz/transporte, industria, infraestructura inteligente/ciudad inteligente, se ha desencadenado la necesidad de fortalecer la identificación, autenticación y encriptación de datos e información sensible. Dean Coclin, director Senior de Desarrollo de Negocios en DigiCert, alerta la necesidad de blindar con cifrados fuertes todos los dispositivos interconectados a través de IoT y así evitar el creciente hackeo de automóviles, señales de tránsito, dispositivos médicos y juguetes. 

Ante este panorama, DigiCert innova y trabaja para avanzar en soluciones basadas en SSL y PKI para asegurar a las empresas y los mercados emergentes con el IoT, la nube y DevOps, respaldando sus necesidades con soluciones de seguridad avanzadas y basadas en PKI que escalan y ahorran costos.

En el 2017, el diario Huffington Post publicó una noticia que dejó al descubierto como a cerca de 800.000 clientes que compraron a una compañía de juguetes un peluche que se conectaba a Internet, les fue robada información personal y más de 2 millones de grabaciones de voz. En este caso, los hackers aprovechan para espiar a los niños. 

Frente a lo anterior, Coclin hizo un llamado a las compañías que usan o producen dispositivos IoT para que los blinden con cifrados y firmas digitales en los códigos empleados y al consumidor revisar el tipo de dispositivo que adquiere y verificar con el fabricante los niveles de seguridad frente al acceso a Internet.