Este año hemos sido testigos de cibercrímenes audaces y sofisticados alrededor del mundo, que incluyeron un ataque DDoS (denegación de servicios), filtración de datos, hacking de correos electrónicos, entre otros. 

Desde la existencia de Internet, las empresas nunca estuvieron completamente a salvo de las amenazas cibernéticas. Existen muchas maneras de burlar el sistema de protección de una computadora y hasta un “clic despistado” puede generar problemas en cualquier dispositivo. 

Sin embargo, existen varias formas de prevenir estos ataques; la clave como lo sostiene Diego Yépez, Gerente de DataCenter y Seguridad Level 3 Communications, está en tener la información necesaria sobre la potencial brecha de vulnerabilidad, para prever los ataques y reaccionar frente a ellos de manera adecuada. 

¿Qué hacer para protegerse de ataques cibernéticos? 

A continuación, algunas recomendaciones:

  • Realice un backup de sus datos críticos.
  • Emparche sus sistemas lo más rápido posible.
  • Segmente sus sistemas de producción y de usuarios para contener la dispersión de las infecciones y de los peligros.
  • No entregue sus datos por correo electrónico.
  • Acepte las nuevas actualizaciones de su cadena de suministro primero en un entorno de prueba, y monitoree dicho entorno de prueba buscando infecciones.
  • Solicite a sus proveedores de seguridad, firmas específicas para los exploits de los Shadow Brokers, para poder determinar cuando alguien está tratando de usarlas en su entorno.
  • No pague ransomware (rescate). Rara vez recuperará sus archivos. Más importante aún, quedará etiquetado como alguien que va a pagar.
  • Contacte a su proveedor de servicio de internet para que lo ayude a rastrear y a bloquear los ataques contra sus puntos de acceso.

A fin de cuentas, no existe una manera directa o sencilla de prevenir crímenes cibernéticos. Lo que se puede hacer es implementar medidas robustas de seguridad en PC y dispositivos, mantener las protecciones necesarias como firewall, IPS, Ddos Mitigation, WAF (Web Application Firewall) y vigilar de cerca las herramientas de tráfico de red por cualquier actividad inusual. 

En definitiva, los crímenes cibernéticos del pasado nos han enseñado en invertir en medidas preventivas, es mucho menos costoso que recuperarse un ataque.