Las lesiones que aparecen en la piel se presentan en su mayor parte como un cuerpo externo que brota sobre la epidermis; es decir, encima de la capa más superficial de la piel. Esto representa un cambio anormal dentro de nuestro cuerpo y se muestra de manera externa con lesiones de diferentes tipos.

Antes de aplicar maquillaje es importante realizar una autoevaluación de la piel, para determinar si ha existido algún cambio que sea indicio de tejido cancerígeno. De no ser así se puede proceder a la preparación de la piel para aplicar maquillaje que proteja de los filtros UV.

A través de la campaña Por un Ecuador sin Cáncer de Piel te damos a conocer que las lesiones en la piel son más comunes de lo que la mayoría piensa, diferentes factores alteran el funcionamiento de los órganos de nuestro cuerpo; como por ejemplo el cambio drástico del clima pone en constante adaptación celular. Es decir, una simple exposición prolongada al sol o al frío puede convertir a la piel vulnerable para la adquisición de virus, bacterias o parásitos. Por este motivo, es importante hacer periódicamente una autoevaluación para identificar qué tipo de lesión podría ser. 

Andrea Navarrete, maquilladora y esteticista profesional, recalca “Las mujeres siempre queremos estar lindas y con una piel radiante para sentirnos bien con nosotras mismas, y constantemente estamos innovando y echándonos en la cara todo lo que va saliendo en el camino. El uso excesivo de maquillaje, o jabones pueden ser la causa de tener alergias en el rostro debemos preparar, examinar y cuidar nuestra piel para evitar posible lesiones grabes que generen enfermedades cancerígenas.”

Una buena alimentación, la utilización de productos hidratantes y un buen cuidado a factores externos es una forma de prevenir daños en nuestra piel, sin dejar de lado el importante uso del protector solar en este caso Suncare Color. 

Evitar un daño no es un tema estético, el estado de nuestra salud puede ser identificado con un diagnostico cutáneo.

Recomendaciones:

  1. Aplica sobre tu piel protección solar cada día, incluso en los días nublados o cuando no planees permanecer mucho tiempo al aire libre. 
  2. Utiliza una loción de protección solar de amplio espectro que bloquee los rayos UVA y UVB.
  3. Aplica tu loción solar frecuentemente y en una capa gruesa. Si no estás seguro(a) sobre si has puesto la cantidad suficiente, cambia a otra con un índice superior de SPF. Independientemente del SPF, recuerda siempre aplicarla de nuevo después de 2 a 3 horas 
  4. Cuando practiques deporte, utiliza una loción solar que sea a prueba de agua y de sudor, pero vuelve a aplicar tu loción solar cada 1.5 a 2 horas.

Los rayos solares tienen su mayor fuerza de 10:00 a.m. a 4:00 p.m.