El futuro de las traducciones requerirá un aumento de servicios en alta velocidad que se ajusten al surgimiento del ultra rápido Internet de las Cosas (en inglés, IoT). 

Al igual que el IoT transformará nuestros hogares y empleos al tomar todos los dispositivos de sensores con interruptores de encendido y apagado y los conectará al Internet y entre sí –por ende acelerando un sinfín de tareas–, el futuro del mundo de las traducciones ameritará que las agencias transfieran datos a velocidades prácticamente instantáneas para satisfacer las exigencias de sus clientes. Pero eso no es todo.

Ya que las traducciones serán indispensables para conectar 50.000 millones de dispositivos en todas las lenguas del mundo, las soluciones idiomáticas se incluirán en todos los dispositivos conectados al IoT para asegurar un flujo de comunicación en varios idiomas sin interrupción y virtualmente instantáneo.

El mañana también augura un énfasis paulatino en la cuantificación y medición de patrones de compras, al igual que en el uso de herramientas analíticas que determinen los índices de éxito. 

También habrá un enfoque en la técnica de chunking –el proceso de conversión de palabras o frases de un idioma a otro en el cual no existe un término paralelo de igual significado– siendo chunking un ejemplo perfecto de ello en español. 

También en las cartas: un énfasis en localizaciones más proactivas que reactivas; un cambio de paradigmas que exhorten sensaciones nativas; la transición a más tiempo de revisión que de preparación; y el uso acrecentado de video.

Existirá también un auge en la comprensión del hecho que los programas de traducción híbridos (humanos y computadoras) no son viables ya que las computadoras solo son capaces de traducir trozos de información y el uso tanto de computadoras como de traductores duplica la carga de trabajo. 

Las agencias de traducción trabajarán cada vez más con sus clientes de forma interdisciplinaria en la cual la consistencia requerirá el uso de traducciones centralizadas. Por ello, las agencias progresivas deberán mantener bases de datos específicas para sus clientes en varios idiomas.

Todo esto se suma a un hecho indiscutible: dado el ritmo acelerado de la evolución tecnológica y el crecimiento exponencial del contenido en línea que llegará más pronto que tarde, se esperarán resultados casi inmediatos de las agencias de traducción.

La mente del futuro

Las agencias de traducción vanguardistas también están actualizadas en cuanto a la rápida evolución de la tecnología aplicada al mundo de los negocios y las traducciones. Dichas agencias deberían ser capaces de atender solicitudes de traducción de inmediato al preparar y entregar documentos traducidos en menos de 30 minutos. 

Estas solicitudes se procesan a través de los esfuerzos de un equipo conformado por traductores profesionales y atentos que pueden subir información a un servidor proxy, el cual es imperativo para cualquier compañía que desee tener una presencia digital tanto móvil como en la red.

Existe un mundo completamente nuevo en el cual los clientes de mercadeo digital sabrán cada vez más que, para ir más allá, deberán trabajar con agencias de traducción que puedan satisfacer las necesidades de esta nueva era de las comunicaciones multilingües.