Hace dos años, la Promotora Inmobiliaria ProañolProaño ha integrado en sus obras la participación en diferentes ámbitos de personas con capacidades especiales. Esto debido a la fiel creencia por parte de la constructora del derecho a la igualdad de oportunidades y además como ejemplo de compromiso hacia la sociedad en general. 

De acuerdo a la Ley Orgánica de Discapacidades “el trabajo que se asigne a una persona con discapacidad deberá ser acorde a sus capacidades, potencialidades y talentos, garantizando su integridad en el desempeño de sus labores…”. Es así que la constructora cuenta con cuatro colaboradores, con discapacidad auditiva, física y visual, quienes realizan funciones operativas dentro del proyecto Foresta. 

La inclusión laboral de personas con capacidades especiales conlleva un impacto positivo tanto para la organización como para los colaboradores. En primer lugar, favorece la calidad de vida de la persona y de su hogar; otorgando autonomía personal y económica. El Ing. Edgar Orquera, jefe de seguridad y salud ocupacional de ProañolProaño, señala que “para la empresa, la incorporación de una persona con capacidades especiales favorece la motivación de los otros colaboradores, las relaciones internas y la productividad”. 

El Arquitecto Joan Proaño, gerente general de ProañolProaño señala que “la integración de personas con capacidades especiales va más allá de una obligación legal pues es importante fomentar una cultura inclusiva y de respeto dentro de toda organización”.