Pablo Abín, SMSP Lead, Ecuador; Corina Montiel, Gerente de Marketing para el territorio Sur de Latinoamérica de Microsoft y Juan Carlos Cisneros, Gerente Microsoft Ecuador.

Microsoft realizó el Cloud Summit en la ciudad de Guayaquil el pasado 20 de octubre en el hotel Sheraton de la ciudad. Los expertos de Microsoft, sus socios de negocios y clientes fueron los encargados de hablar de los beneficios de la nube.

La transformación digital late con fuerza en el entorno empresarial actual. Lejos de ser un tema del futuro, sucede ahora mismo en todas las regiones. Se proyecta que en los próximos 3 años el 83% de las empresas estarán buscando esta transformación digital. Para lograr convertirse en digitales, las organizaciones ejecutan un modelo de innovación y crecimiento continuos, y en esto la nube juega un rol principal.

Qué aprendieron las empresas en el Cloud Summit de Microsoft?

1. La oportunidad de promover la participación de los clientes

De acuerdo con Gartner, 38% de los consumidores opina que las marcas deberían mejorar las ofertas y servicios personalizados como resultado de la recolección de datos personales. Esto es un hecho: al crear experiencias naturales y personalizadas aprovechando los datos que brindan una vista completa del cliente, el cómputo en la nube es una manera de conocer mejor hábitos y tendencias para mejores ofertas para los clientes, la empresa genera perspectivas útiles para personalización de escala y desarrollo de segmentos dirigidos a cada cliente.

2. La necesidad de impulsar a los empleados

En 2020, 50% de los empleados serán “nativos digitales”: estarán conectados 24X7, y trabajarán en la forma en que deseen. Así que es vital motivar al personal mediante espacios que permitan a distintos estilos de trabajo coexistir, que usen la inteligencia digital para mejorar experiencias y que brinden la flexibilidad de la movilidad sin comprometer la seguridad de la empresa, la información y la gente. Aquí también la nube es fundamental.

3. El reto de optimizar procesos

La transformación digital también implica acelerar la capacidad de respuesta, mejorar los niveles de servicio y reducir costos por medio de la nube y de procesos inteligentes que anticipen el futuro y permitan que la coordinación de gente y activos sea más eficiente. La inteligencia artificial, el aprendizaje automático y el internet de las cosas pasan de manera rápida de ser tendencia a realidad de empresas exitosas y el aprovecharlos puede ser la diferencia entre estar por arriba o por debajo de la competencia.

La revolución industrial que vivimos en estos tiempos es sobre el cambio de modelos de negocio y ya cualquiera puede generar una idea millonaria. Una forma de detectar cómo acontece esta evolución, es al conocer el diagnóstico que guarda la nube en empresas de distintos giros y tamaños, ya que esta tecnología será la base de la transformación.