Recientemente mientras llegaba al aeropuerto desde Quito tuve la oportunidad de usar por primera vez la aplicación de Cabify para pedir un taxi e ir del aeropuerto a casa.

Para los que no lo sepan, Cabify es una app que te permite solicitar a través de la aplicación móvil o sitio web un vehículo con chofer privado, que te llevará hasta el lugar de destino que hayas indicado por un precio estimado conocido de antemano.

Para usar la aplicación, lo primero que debes hacer es registrarte y una vez inicias sesión verás tu ubicación en un mapa con dos enormes botones en la parte inferior.


El botón negro al final te permite elegir el tipo de vehículo que quieres: Lite (coche normal), Ejecutivo (coche de lujo).

El botón “Ahora” te permite marcar el punto de destino, ver cuánto te costará el viaje y enviarle un mensaje al conductor.

Lo que me gusta de Cabify es que el precio está cerrado desde el principio. Y no importa cuántas vueltas de tu chofer para llegar a recogerte, cuanto tráfico haya, si toma el camino más largo o si se pierde, el precio siempre será el acordado inicialmente. Y eso ya es una gran ventaja sobre un taxi tradicional.


Solicité un trayecto y quedé positivamente sorprendido con el coche que me recogió, nuevo y limpio. Al igual que con el conductor, del que puedo decir era educado, bien vestido y pendiente de la comodidad del cliente (Yo). Algo que por desgracia ya pocos taxistas ofrecen.

Puedes descargar la aplicación de Cabify para Android y iPhone. Registrate aqui y te regalamos $6 dólares para tu primer trayecto.