Todos hemos visto en algún momento ofertas de créditos fáciles, sin trámites, con pocos documentos requeridos y con aprobación inmediata. Hay carteles en postes de las ciudades, anuncios en periódicos y ahora también en la web, están en redes sociales, e incluso nos podrían llegar estos ofrecimientos directamente a nuestra dirección de correo electrónico.

Y es que ante una situación crítica de nuestras finanzas personales y la urgencia de recursos para pagar las diferentes obligaciones que hemos adquirido, nos podríamos sentir atraídos por estas supuestas “facilidades”. Sin embargo, la realidad es que los préstamos extrabancarios o el crédito informal conocido como “chulco” son altamente peligrosos y en lugar de ayudarnos en un momento de necesidad, podría causarnos pérdidas irreparables y empeorar nuestra situación financiera.

A continuación te explicamos por qué:

  1. Los intereses que debe pagar la persona son altos, superan el 10% mensual y en ocasiones llegan a un porcentaje diario, lo que no sucede en una institución financiera formal.
  2. Casi siempre le exigirán al usuario una garantía hipotecaria. Entonces la persona prácticamente empeña su patrimonio por un monto bajo de crédito, con un altísimo riesgo de perder su propiedad.
  3. Si el deudor entra en mora, los intereses se incrementan considerablemente.
  4. Este tipo de prestamistas no conceden refinanciamientos y ejecutan de inmediato las garantías.
  5. Muchas veces el usuario es engañado, le exigen pagos por anticipado de alguna cuota inicial antes de recibir el crédito y luego el supuesto prestamista desaparece.
  6. Para los créditos online, la persona debe enviar una serie de documentos e información personal que podría resultar en una estafa por compartir datos confidenciales a desconocidos.

El crédito extrabancario o “chulco” siempre ha existido, actualmente el rápido avance de herramientas tecnológicas a disposición, abre un nuevo espacio para ofrecer estos créditos no formales, debemos ser cuidadosos e informarnos sobre las mejores opciones para evitar ser timados por gente que se aprovecha de las personas en una mala situación financiera.

Procura apoyarte en entidades financieras reguladas por entidades de control; mediante las cuales los usuarios tienen garantías y protección de sus derechos.