Supercell ha vuelto a demostrar que es capaz de dejarnos pegados a nuestro dispositivo móvil con un juego sencillo, apto tanto para usuarios hardcore como por supuesto para los menos duchos en esto de los videojuegos. Tras el arrollador éxito de Clash of Clans, el estudio regresa a la carga con su nuevo título, Clash Royale, pero ¿qué tiene su nuevo título que raro es el móvil en el que no lo encontramos?

Para empezar destaca la brevedad de sus partidas, siendo éste un elemento clave para todo juego móvil que se precie. En Clash Royale tendremos tres minutos para derribar el mayor número de torres enemigas posibles. Por otra parte, y al contrario que Clash of Clans, el nuevo juego de Supercell deja de lado el tener que controlar un gran mapa cargado de iconos para pasar a tener toda la información necesaria sobre una misma pantalla, otro factor que suma puntos positivos de cara a facilitar la experiencia en dispositivos móviles, ya sean smartphones o tablets.

Si hablamos de la jugabilidad, Clash Royale es la mezcla perfecta entre el género Tower Defense y un juego de cartas. En el primero deberemos de mantener a buen recaudo nuestras defensas, pero por supuesto buscar el ataque con el que mermar la base rival. En la otra cara de la moneda entra en juego el formar una baraja de cartas lo suficientemente equilibrada para ser capaces de improvisar ante cualquier situación.

Es esta última característica la que mayor adicción genera. El coleccionismo de Clash Royale reside en superar partidas, obtener monedas y cofres. El oro nos vendrá a las mil maravillas para mejorar las tropas en los enfrentamientos; los cofres por el contrario vendrán acompañados de cartas aleatorias con las que crear nuestro mazo.

Y con estos sencillos factores: brevedad de partidas, jugabilidad accesible incluso para los jugadores más inútiles y un elevado factor de coleccionismo, cuando queramos darnos cuenta ya estaremos enganchados a Clash Royale. No podemos pasar por alto la competitividad que genera el título, pues nuestros rivales serán otros jugadores que como nosotros, no se rendirán hasta echar abajo el mayor número de torres y llevarse el botín. En definitiva, descargar Clash Royale es la mejor idea por que es es uno de esos juegos en el que el lema “una más y lo dejo” nunca se cumplirá.