Vivimos en una constante disrupción digital y nuestros clientes la enfrentan de manera cotidiana. Según Gartner, para 2019, 80% de los negocios serán digitales. Las tendencias que conducen la disrupción son movilidad, big data, cómputo en la nube, empresa social, privacidad y seguridad e interfaces de usuario naturales (NUI).

Microsoft se ha preparado por años para fungir como un socio que apoya a los clientes en esta transformación de una forma más rápida, mediante una arquitectura que les brinde mayor agilidad.