Hace tiempo que Twitter e Instagram hicieron limpia de cuentas falsas. Justin Bieber perdió 1 millón de seguidores hace dos meses después de que Instagram eliminara 18 millones de cuentas fake. En Twitter, se estima que 23 millones de cuentas llevan interesantísimos nicks del estilo @pepa4142536256 ó @pedri828734732674. Afortunadamente, solemos utilizar nuestros perfiles para buscar e interaccionar con otros usuarios de intereses afines pero… ¿Qué peligros ocultos existen en el oscuro mercadeo de la compra-venta de seguidores?

Quizá nosotros no, pero hay otros muchos usuarios que pretenden ganar prestigio y credibilidad teniendo un alto número de seguidores. Es un fenómeno que llama mucho la atención. Grandes marcas han pasado de 4000 a 7000 followers en una noche. ¿Qué ha ocurrido estas últimas doce horas para que hayan ganado 3000 adeptos? Además, su página de Facebook tiene miles “me gusta”. Será que sus servicios son maravillosos, ¿o no?


También hay seres inmundos que buscan el descrédito. Si no soy o no puedo ser una empresa o persona tan influyente como el vecino, en vez de aprender sus técnicas, le fastidio. Yo misma, hace unos meses, observé como un ser anónimo, se había tomado la molestia de comprar 5500 seguidores para mi cuenta. No hubiera estado mal si no dudara del interés que le puede suscitar mis comentarios a mis nuevos miles de seguidores chinos y rusos con la imagen de un huevo.

Hay un ejercito de estafadores esperándote. ¡Ten cuidado!

Vamos a la trampa ¿Crees que presumir de lo que no tienes o desprestigiar al vecino es del todo inocuo? En muy pocos extremos, esta conducta puede llevarte ante un Juez. Únicamente, en el caso de que el desprestigio sea especialmente grave y vulnere el derecho al honor.

Existen estructuras organizadas cuyo negocio se basa en la venta de falsos seguidores de Twitter e Instagram y ‘Likes’ o ‘Me gusta’ en Facebook. Si la venta no es delictiva, ¿qué hay de malo? Te ofrecen la posibilidad de adquirir seguidores a bajo coste, e incluso "gratis". Muy pocas cosas son "gratis" en la Red. Ganan, y mucho.

No sabes por dónde empezar con tu subrepticia compra. Buscas en Google, “comprar seguidores”. Inmediatamente, el buscador te ofrece cientos de referencias y alternativas. ¿Cuál escojo? Muchas de estas páginas son similares. ¿Son todas legítimas? Los cibercriminales publican webs de compra-venta que ofrecen el mismo servicio y muchas de ellas se esconden bajo un mismo titular y/o administrador. Que mala espina. Efectivamente, a más páginas, más posibilidades de caer en una de ellas.

Haz la prueba. Copia y pega la dirección de algunas de las páginas que encuentres en la Red sobre “Comprar seguidores” o “Get followers” en esta web: MCToolbox Esta página comprueba las conexiones origen de la web donde pretendes comprar followers falsos y te advierte si forma parte de una lista negra de servidores maliciosos y bloqueados. Si compras en dichas webs, te arriesgas a recibir un archivo ejecutable de una botnet (robot) que infecte tu ordenador para obtener credenciales de tus cuentas e información personal.

¿Quiénes son realmente mis seguidores?

Todo un mundo se esconde detrás de la compra de seguidores ¿Quieres comprobar quién te sigue? FakersScore te pueden ayudar a distinguir perfiles auténticos de los fakes y saber si tus comentarios solo los leen tus cuatro fieles amigos y no los otros 20.000 seguidores que crees tener . Cuidado con las interpretaciones de los resultados, leer bien su significado.

¿Cómo conseguir seguidores reales?

Por varias semanas he estado probando el sitio Archie.co; una herramientas muy útil con la que podrás conseguir seguidores para Instagram y Twitter totalmente reales e interesados en tu temática. 


Su algoritmo se basa en dar likes con el fin de captar la atención de las personas y que acaben convirtiéndose en seguidores de tu cuenta. Después de varias semana probando la herramienta la cuenta de Instagram ha crecido a un ritmo de casi 90 seguidores diarios.