Cuando Nick Woodman, CEO de GoPro, estaba en la universidad era compañero de Neil Dana. Eventualmente Dana se convirtió en el primer trabajador de la compañía, lo que le valió $229 millones.

“Woodman, de 39 años, juró durante la fase de desarrollo de la empresa dar a Dana 19 por ciento de cualquier ganancia que recibiera por la venta de acciones de la compañía”, explicó Bloomberg.

El golpe económico probablemente no sea sentido en el bolsillo de Woodman, cuya cuenta bancaria ronda los 2.3 mil millones de dólares.

Por su parte Dana sigue formado parte de la empresa, como el director de Música y Ventas Especiales de GoPro.