Al observar a muchas jóvenes asiáticas con coloridos pegatines en sus uñas los estudiantes del Instituto del Tecnológico del Massachusetts (MIT) liderado por la taiwanesa Cindy Hsin-Liu Kao- se inspiraron y comenzaron a diseñar el "trackpad" un controlador que puede servir para un Smartphone o un ordenador pero con el novedoso diseño de que se lo coloca en el pulgar de la mano. 

Consiste en la versión  miniatura de un trackpad como en el que encontramos en un teclado de un ordenador portátil. Este increible wearable es muy útil cuando tenemos las manos ocupadas permitiéndonos controlar dispositivos a la distancia en donde conectados con el teléfono o el ordenador podemos ejecutar algunas funciones como desplazarnos en una página web o abrir aplicaciones.

Al realizar esto se convirtió en un gran reto debido a que fue un autentico ejercicio de miniaturización el incorporar sobre la superficie de una uña y con un grosor mínimo todos los elementos que permiten que un ratón funcione. Al presentarse el prototipo con nombre de NailO en la Conferencia de la Asociación para la Interacción entre Computadoras y Humanos que se ha realizado en Seúl (Corea del Sur) el reto fue superado.