Este blog siempre ha hecho un gran énfasis en la importancia de las redes sociales como principal activo de las personas o las organizaciones.

Como llevaba un tiempo sin escribir, aclaro nuevamente que cuando hablo de redes sociales, no me refiero a Facebook o Twitter, sino a las relaciones sanas que una persona u organización de personas crea con sus clientes y proveedores.

Ha llegado a ser tan importante dicho aspecto, que en los últimos años hemos visto a empresas millonarias nacer prácticamente de la nada, haciendo un énfasis en este enfoque.

Veamos un ejemplo:

Para los que no recuerdan, antes de que existiera Hotmail, los usuarios de correo electrónico pagaban una cuota mensual o anual a un proveedor de correo electrónico que le permitía descargar el correo electrónico únicamente en su computador. Era un sistema de mercadeo análogo al que usaban los proveedores de Apartados Aéreos, que cobraban una cuota por el alquiler de una cajilla física en la que el usuario recibía sus cartas.

Cuando Hotmail pasó de ser una idea en la cabeza de dos estudiantes de postgrado de la Universidad de Stanford, a ser una realidad, simplemente ofreció a los usuarios la posibilidad de tener una cuenta de E-mail gratuita, a la cual podían acceder desde cualquier computador con conexión a internet.

¿Cómo obtendrían ingresos sin cobrar a los usuarios por la suscripción? Acertaron al creer que el servicio gratuito traería una gran cantidad de usuarios y que podrían cobrar a los anunciantes por publicar banners publicitarios en su página.

La empresa rápidamente ganó usuarios. A los cuatro meses de fundada tenía medio millón de usuarios. Al año de fundada, con seis millones de usuarios registrados, acordaron un precio de venta a Microsoft en 400 millones de dólares, cifra que para muchos analistas de la época era excesiva.

Cuando finalmente Microsoft la compró unos meses después, ya tenía nueve millones de usuarios. La gran mayoría de sus usuarios entraba a revisar el correo todos los días.

Para darle una idea al lector, el programa de televisión de mayor rating en Latinoamérica a principios de los años 90, era el Show de Xuxa, un programa brasilero que era visto por cuarenta millones de personas todos los días. Debido a eso, Xuxa era una celebridad a nivel mundial.

Hotmail alcanzó en poco tiempo los cuarenta millones de usuarios y continuó aumentando hasta superar los trescientos millones de usuarios. Así se ha mantenido desde entonces, con trescientos millones de personas la mayoría de las cuales acceden al correo electrónico todos los días y ven sus anuncios.

Cuando Microsoft la compró en 1997, no estaba comprando el conocimiento escondido en sus códigos, ni sus activos físicos. Estaba comprando el fuerte vínculo que Hotmail tenía con sus usuarios y el potencial de generar más vínculos estables hacia el futuro.

¡Eso es pensar desde una perspectiva de redes sociales!

Par usar los servicios del correo de Microsoft debes registrarse Outlook