Internet está cambiando radicalmente los hábitos de la gente y en consecuencia, el entretenimiento también está en transformación.

Por ejemplo, la compra de música en formato digital comienza a diluirse, mientras los servicios de radio en línea -como Spotify- se popularizan y, del mismo modo, la televisión pierde popularidad a un ritmo acelerado al tiempo que YouTube y otras plataformas de consumo de video son el centro de atención de la audiencia, reportó Qore.com.

De acuerdo con un estudio de Adroit Digital, una firma de análisis mercadológico, la pérdida de interés en el concepto de televisión tradicional llegó a un punto en que 63% de las personas en Estados Unidos están dispuestas a cancelar su suscripción de TV por cable si la oferta de contenido es suficiente en Internet.

A lo anterior se suma el hecho de que en Netflix y Amazon Instant Video comienzan a ofrecerse series originales y en un futuro próximo, también habrá documentales, Talk Shows y películas de manufactura propia; la expectativa es que dentro de una década este tipo de servicios ya no tenga que depender de lo que se crea para televisión y que en su lugar, las productoras desarrollen contenido únicamente para las plataformas en línea.

Adroit Digital descubrió que la audiencia prefiere consumir contenido en video en sus dispositivos móviles, que en televisores convencionales, aún si se trata de material de corte televisivo

Ahora bien, la mercadotecnia es el componente más importante para impulsar un medio y en Internet ha sido muy difícil cautivar la atención del usuario.

El problema radica en que la gente exige tener la alternativa de saltar un anuncio y, en la mayoría de los casos, omitirá dicha publicidad.

En caso contrario, los consumidores no expresan tanta negatividad hacia los cortes comerciales en una transmisión de televisión.

Lo cierto es que, según la investigación, la libertad de elegir contenido y sobre todo, la capacidad de consumir el material deseado en horarios específicos, son las ventajas fundamentales del video en Internet en comparación con la televisión tradicional. (AFP)