Para navegar a gran velocidad por la Red, nada mejor que el ADSL. El término ADSL es un acrónimo de “Asymmetric Digital Subscriber Line” o ”Línea de Abonado Digital Asimétrica” en castellano y con este tipo de conexión puedes navegar, descargar archivos y subir fotos, vídeos, etc., a máxima velocidad. Es importante recalcar que la velocidad de tu línea depende de varios factores tales como el número de ordenadores o dispositivos conectados a la vez en tu domicilio, el grado de saturación de la central en determinados momentos, la distancia de tu casa con la central.

Te has preguntado cuál es la velocidad de tu conexión o cuántos megas tienes en tu ADSL. La forma más rápida de probar el rendimiento de tu conexión de banda ancha es hacer un test de velocidad.

Basta con buscar en Google, Yahoo o Bing ¨ADSL Test¨ y listo, tendrás un gran listado de servicios, escoge el que mejor te parezca y dale clic. Inicia el test, mira como sube y baja los indicadores de velocidad.

Una vez que has finalizado el test se mostrará en tu pantalla la velocidad de subida y de bajada y podrás comprobar si se ajusta a lo que has contratado. Esta prueba sirve para saber cuál es la velocidad de conexión en cada momento y es importante señalar que el resultado del test no siempre muestra el cien por cien de la velocidad de conexión ya que en este influyen diversos factores, como la calidad de la línea, sensibilidad a interferencias externas y otras mencionadas al principio del artículo. Es importante señalar que al final del test, siempre nos dará como resultado un valor por debajo de lo contratado. Es decir, que si tu ADSL es de 10 megas lo normal es que el ancho de banda sea de 7 u 8 megas.

Recuerda que si no te encuentras satisfecho con tu servicio, puedes buscar nuevas ofertas de ADSL que se adapten con tus necesidades. 

Esperamos que te haya sido útil esta información.