Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial es algo de lo que se ha venido hablando desde hace mucho tiempo y donde escritores como Isaac Asimov pusieron su granito de arena en el género de ciencia ficción al desarrollar tramas donde la tecnología lograba crear seres artificiales que “pensaban” y trabajaban con el único fin de buscar el bien de la humanidad.

Fueron obras literarias y posteriormente películas las que sembraron esa idea que poco a poco crecería y de la cual surgirían a través de las décadas hombres y mujeres interesados en lograr lo que en mismo hombre había idealizado, conseguir una inteligencia artificial para el bien de la humanidad.

En este campo de estudio convergen varias ramas de la ciencia, incluyendo hasta a la misma filosofía y ética que plantean los posibles problemas que surgirían de lograrse una hazaña como esa; problemas que quedaron claramente evidentes en la cinta “Inteligencia Artificial” del año 2001 y donde observamos el problema moral de un robot que se parece demasiado a los seres humanos, motivo por el cual no se le puede tratar como un simple objeto más.

Actualmente tanto la matemática, la lógica y la informática buscan mejorar los avances alcanzados hasta el momento donde los robots (cada vez creados con apariencia más humana) puedan emular cada una de las acciones humanas y no solo una o dos tareas específicas. Inteligencia que pueda alcanzar y de ser posible hasta sobrepasar al de una persona promedio. 

Esta inteligencia artificial es la más avanzada y de lograse llegaría a ser tal y como la hemos visto en cine. Los seres podrían emular el pensamiento humano y un grado superior de abstracción que la permitiría tomar sus propias decisiones, entablar una conversación completamente lógica y coherente tomando en cuenta el contexto, las circunstancias y el ambiente; y hasta podrían aprender. En resumen, la inteligencia artificial tiene mucho que ofrecer a la humanidad aunque todavía falta un largo camino por recorrer.