"Todo el teléfono se derritió. El plástico, el vidrio... ni siquiera parece que fuera un teléfono", explicó el padre de la niña, Thomas Tolfree, mientras le mostraba a los cronistas del canal local de la cadena Fox cómo había quedado el aparato.


A través de un video subido a Youtube, Fox4 informó que la adolescente Ariel Tolfree dormía con su smartphone Samsung Galaxy S4 debajo de la almohada cuando se despertó por el olor a quemado que comenzó a sentir.

El Galaxy S4 de la niña no estaba usando la batería original que viene de fábrica, sino otra que el padre le compró e instaló. Esa fue la parte del equipo que se sobrecalentó, se hinchó y se prendió fuego, según analizó el sitio especializado The Daily Dot.

Explotó Samsung Almohada

No es la primera vez que un smartphone se sobrecalienta y se incendia.

En febrero pasado, otra joven estadounidense del estado de Maine de 13 años debió ser hospitalizada después de que su iPhone le estallara mientras lo llevaba en el bolsillo del pantalón.