La organización ‘Save Our Smartphones’ –‘salvad nuestros ‘smartphones’–, SOS, ya ha convencido a los tres principales creadores de sistemas operativos móviles del mundo para activar una tecnología que reduce los robos violentos de estos dispositivos. Google y Microsoft –responsables de Android y Windows Phone respectivamente– han anunciado que implementarán en su software una tecnología que permita al dueño de un dispositivo desactivarlo por completo, y para siempre. Apple fue la pionera en implantarla.

A partir de ahora, cerca del 97% de los teléfonos inteligentes que se fabriquen contarán con esta tecnología –a la que denominan ‘interruptor de la muerte’– que, según un estudio presentado por SOS, reduce considerablemente los robos de estos dispositivos. «El compromiso de Google y Microsoft supone un gran paso en pos de la seguridad ciudadana», aseguró Eric Schneiderman, fiscal general de Nueva York y uno de los impulsores de la medida, en un comunicado. «Las estadísticas que hemos publicado muestran su impresionante eficacia».

Reducción del 29%

Según los datos aportados por SOS, los robos –violentos– y hurtos de teléfonos de Apple se han reducido en un 19% y un 29% respectivamente en lo que va de año. La causa, apuntan, es la implantación de esta tecnología por parte de la compañía en su sistema operativo móvil. Por su parte, en el mismo periodo, los robos y hurtos relacionados con dispositivos Android creció un 40%. «Podemos hacer del robo de teléfonos móviles una cosa del pasado», apuntó George Gascón, fiscal del distrito de San Francisco y otro de los promotores de la medida. «Los números lo demuestran».

«Era obvio desde el primer momento que existía una solución tecnológica a este problema, y que además sería el sistema de disuasión adecuado para esta amenaza», apuntó Gascón. «Ahora vamos a trabajar para asegurarnos de que esta tecnología se implanta en toda la industria y de la mejor manera posible».

La medida ya se había impulsado hace casi un año en Corea. Su gobierno obligó a los fabricantes de teléfonos móviles del país –principalmente Samsung, LG y Pantech– a implantar la tecnología en todos sus dispositivos a partir del segundo semestre de 2014. Aunque las dos primeras marcas representan un amplio porcentaje del total de ‘smartphones’ con Android que se venden en el mundo, la implementación a nivel de sistema operativo –de parte de Google, o Microsoft– tendrá un alcance multinacional, independiente del fabricante. (Agencias)