Steve Jobs nos deja a los 56 años, pero su legado será eterno. Su vida se puede resumir en dos palabras: Enfoque y Simplicidad.

El genio de Apple cada vez que presentaba algún producto o daba una entrevista, cautivaba a todos. Como todos los grandes personajes del mundo pasó adversidades, que fue superando una a una. 

En esta nota vamos a colocar párrafos de sus mejores mensajes a lo largo de su carrera. Podríamos escribir cientos de tips, pero vamos a publicar los 10 de mayor impacto.

Un consejo: abra su mente, seguro que después de leer las palabras de Jobs algo aprenderá.

1. A Steve Jobs se le nota emocionado con sus productos y lo contagia al público. Salen deseando comprarse uno. Siempre mira a la audiencia de frente, sin dar la espalda para leer transparencias (que por otro lado poco texto tienen que leer). Es capaz de cautivar a la audiencia como pocos presentadores. Si no muestras pasión por tu producto, no esperes que la audiencia lo haga decia Jobs.

2. Cuando eres joven miras a la televisión y piensas «hay una conspiración, las televisoras están conspirando para hacernos tontos», pero cuando te haces mayor entiendes que esa no es la verdad. Las cadenas de televisión están en el negocio de darles a las personas exactamente lo que quieren, que es un pensamiento mucho más deprimente. ¡Que haya una conspiración es optimista, porque podemos organizar una revolución!

3. La innovación no tiene nada que ver con cuánto dinero tienes para investigación y desarrollo. Cuando Apple inventó las Macs, IBM estaba gastando al menos 100 veces más en I+D (Investigación y Desarrollo). No es acerca del dinero, es acerca de las personas, cómo eres dirigido y qué tanto lo entiendes.

4. Este ha sido uno de mis mantras: enfoque y simplicidad. Lo simple puede ser más duro que lo complejo. Tienes que trabajar duro manteniendo tu mente clara para hacer las cosas simples. Vale la pena llegar hasta el final con esto, porque cuando terminas puedes mover montañas.


5. Ser el hombre más rico del cementerio no me importa. Irme a la cama por la noche diciendo que hemos hecho algo maravilloso... eso es lo que me importa", le dijo a The Wall Street Journal, el 25 de mayo de 1993.

6. Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? Y si la respuesta era no durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

7. Mantenga el foco. Diga que no a 1000 cosas. La verdadera pregunta que debemos hacernos todo el tiempo es: ¿por qué me comprarían este producto? Todo lo que no lleve a responderla satisfactoriamente puede y debe ser eliminado. El resto no crea valor, dispersa energía.

8. Elimine los productos no rentables de su portafolio y concéntrese en los más interesantes. En los negocios, la efectividad es hija de la concentración.

9. Tu tiempo es limitado, no lo gastes viviendo la vida de otras personas. No se dejen atrapar por el dogma que implica vivir entre los resultados de los pensamientos y creencias de otros.

10. No permitan que el ruido del pensamiento de otras personas ahogue su voz interior. Y lo más importante: tengan el coraje de seguir su corazón y su intuición. De algún modo estos ya saben lo que ustedes quieren llegar a ser, todo lo demás es secundario.

Para finalizar, les dejo el video con un discurso muy inspirador que brindó en la universidad de Stanford.