El Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas fue escenario esta vez de la presentación de Sharp, enfocada sobre todo en pantallas y cómo acercar a los bolsillos de más consumidores la máxima calidad en imagen.

La solución de la japonesa es el Aquos Quattron+, la primera pantalla Full HD del mercado que reproduce videos en una resolución cercana al 4K o UHD, Ultra Alta Definición.

El Aquos Quattron+ estará disponible en formatos de 60, 70 y 80 pulgadas al final del primer trimestre del año por la mitad del precio de un televisor 4K, que tiene cuatro veces más resolución que el estándar de 1080p.

Si bien la compañía no adelantó la cifra, en función de los precios actuales de pantallas 4K debería rondar los u$s2.000.

Aquos Q+ se acerca a los 24 millones de subpíxeles de los televisores de Sharp 4K y se aleja de los 6 millones del HD y los 8 millones de subpíxeles que ofrecen los modelos Quattron, hasta ahora la opción HD con más resolución de Sharp.

"Supone un cambio en el mercado actual", aseguró el responsable de marketing de Sharp, Jim Sanduski.

La empresa nipona renovará este año su línea de Aquos HD de 60, 70, 80 y 90 pulgadas, su modelo más económico de Aquos, a partir de febrero, y en invierno llegarán sus renovados televisores 4K, el tope de gama, en 60 y 70 pulgadas.

El 8K, más cerca

La conferencia de Sharp giró además en torno del sucesor del 4K. Este formato, que si bien aún es un sueño en el hogar moderno debido al alto precio de las pantallas, parece estar destinado a ser reemplazado por el 8K, que ofrece una resolución de 7680 × 4320.

La pantalla que mostró Sharp tiene 85 pulgadas y permite además ver imágenes 3D sin necesidad de lentes especiales. La japonesa se limitó a explicar que aún se encuentra trabajando en el producto final, para el cual colaboran Philips y Dolby. (Infobae)