Michael Bay subió al escenario junto a un ejecutivo de Samsung para presentar una nueva televisión curva de ultra alta definición de 105 pulgadas, en el marco del Salón Internacional de la Electrónica de Consumo (CES).

El director comenzó su presentación, alcanzó a decir que su trabajo era llevar a las personas a "un paseo emocional", pero luego el teleprompter falló, debió salirse del guión y tambaleó ante esta perspectiva.

El vicepresidente ejecutivo de Samsung, Joe Stinziano, intentó ayudar a Bay preguntándole su opinión sobre cómo las pantallas de televisión curvas podían mejorar la experiencia del público.

Pero fue en vano. Bay se disculpó y abandonó el escenario, despertando los comentarios de algunos de los presentes.

"Wow! Acabo de pasar vergüenza en el CES", publicó en un post en su sitio.

"Estaba tan emocionado de hablar, que me salteé el pie del vicepresidente ejecutivo (de Samsung) y luego el teleprompter se perdió. Luego el prompter fue hacia arriba y hacia abajo, y luego me alejé (del escenario). Supongo que los shows en vivo no son lo mío", explicó.

Bay describió las nuevas pantallas de televisión curvas como "impresionantes". Sin embargo, lamentablemente para la surcoreana Samsung, el accidente fue lo más destacado del evento de prensa y pudo haber estropeado -sin intención de hacerlo- la introducción de estas televisiones curvas. (Infobae)