La feria de tecnología más importante del mundo, el Consumer Electronics Show de Las Vegas, fue escenario el año pasado de un prototipo de celular flexible de Samsung.

El concepto se convirtió en una realidad a medias en 2013 con la llegada del Galaxy Round, un smartphone con pantalla curva que luego tuvo su réplica en el LG G Flex.

Lo cierto es que la presentación de Samsung hoy en Las Vegas abre un nuevo camino en torno a cómo "el mundo mira televisión", consideró la firma.


La Bendable TV o TV flexible cuenta con un mecanismo que se acciona con un botón. Al hacerlo, la pantalla plana de 85'' comienza a curvarse para ofrecer una experiencia más inmersiva al televidente.

Con resolución 4K (cuatro veces más que el 1080p), la compañía no anunció cuándo ni a qué precio será ofrecido al mercado.

En la presentación a la prensa, Samsung defendió su tecnología al explicar que la experiencia de visualización es similar al 3D, pero sin la necesidad de lentes especiales. La mejora es posible gracias a tecnología similar que ofrecen otros fabricantes, pero mejorada por la surcoreana debido a la flexibilidad de la pantalla.

LG, por su parte, no se quedó atrás y también sorprendió a los asistentes al evento con una TV con resolución Ultra HD flexible, que permite al usuario acomodar su curvatura según sus preferencias.

La curva de la pantalla del equipo OLED de 77 pulgadas se controla mediante control remoto. Asimismo, explicó LG que tomaron en cuenta el tamaño del display y la distancia de visualización para determinar el rango de curvatura que puede alcanzar el equipo.

La empresa además explicó que dedicó al equipo "decenas de miles de horas de prueba", lo que podría apuntar a que la compañía podría lanzarlo en breve al mercado.

LG, al igual que su rival Samsung, viene experimentando desde comienzos de 2013 con pantallas curvadas y flexibles. Además del enorme equipo Ultra HD de 105 pulgadas curvo que mostró en Las Vegas, la firma también debutó su G Flex, su smartphone curvo, en octubre del año pasado. (Infobae)