La plataforma de almacenamiento sufrió fallas y permaneció caída durante todo el fin de semana pasado.

En esos momentos, un grupo hacker aseguraba por Twitter que había penetrado en los sistemas de seguridad de Dropbox e incluso publicó supuestos datos robados.

El temor se extendió rápidamente por internet y desató el pánico de millones de internautas que guardan sus fotos, videos y documentos personales en esa plataforma.

Este lunes, la compañía anunció, través de su cuenta de Twitter, que el servicio ya estaba operativo de nuevo, explicó qué había pasado y aseguró, además, que no existió ningún tipo de ciberataque.

Según señala la firma, durante las tareas rutinarias de mantenimiento, se produjo un error de escritura y esto causó fallas en unas pocas máquinas no relacionadas con las bases de datos de los usuarios.

"La noche del viernes se inició una actualización de rutina del servidor. Por desgracia, un error instalado en esta actualización en varios servidores activos provocó la caída de todo el servicio", explicó en un post en su blog.

Asimismo, la compañía aseguró que los datos y archivos de los usuarios nunca se han visto comprometidos. "Sus archivos siempre estuvieron seguros", indicaron.