El cigarrillo electrónico será prohibido en lugares públicos de Nueva York como bares, restaurantes, parques y playas, en sintonía con lo que ya ocurre con los cigarrillos y el tabaco, decidió el concejo municipal. 

La propuesta fue aprobada el jueves por la noche y debe ser firmada por el alcalde Michael Bloomberg en los próximo días, indicó un portavoz del concejo. 

La prohibición entrará en vigencia 180 días después de la fecha de firma, precisó esa fuente. 

El cigarrillo electrónico es presentado por algunos como una alternativa menos peligrosa que el tabaco. Del tamaño de un puro o un cigarrillo, genera en la boca un vapor aromatizado que puede contener nicotina. Su uso se está expandiendo rápidamente. 

Nueva York ya tiene una legislación particularmente dura en materia de tabaco.