6 maneras en las que la tecnología ha cambiado el modo en que vivimos

Publicidad advertise here

Hay cosas que nunca más haremos, pequeñas acciones cotidianas de ayer que a estas alturas ni recordamos, ni nos hacen falta. Y, por supuesto, hay cosas que hacemos hoy y que hace solo unos años parecían salidas de una película de ciencia ficción. En un mundo que avanza a la velocidad de la luz, con enormes retos y aspiraciones, la tecnología se ha puesto a la orden para transformar nuestros hábitos y permitirnos llegar tan lejos como nuestros sueños. 

Pero, ¿cómo ha sido capaz de cambiar el modo en que vivimos? Para ilustrarlo, hemos tomado como ejemplo a una de las marcas más innovadoras del mercado, Samsung.

1. Recorres las grandes habitaciones que debes diseñar. Allí debía ir una cortina y más allá un mueble alto. Con el S Pen anotas, dibujas, haces mapas, trazos, bocetos que pueden ser el punto de partida de una gran solución. Tomas fotos de detalles y panorámicas y haces anotaciones encima de ellas. Tu fuente de inspiración ha pasado a tener un gran aliado: tu Galaxy Note8. Luego, en la oficina, conectas el teléfono a Samsung Dex y todo lo anotado, recogido, pensado, pasa a una gran pantalla. Así marcha, como un reloj, cada nuevo proceso creativo. 

2. Siempre te gustó ejercitarte, pero ahora eres más riguroso. Has ido emigrando de dispositivo en dispositivo y en estos momentos, con el Gear Fit2 Pro, no imaginas otra manera de cuidarte. Con solo mirar tu muñeca sabes tu actividad, horas de sueño y frecuencia cardiaca. Desde tu manilla preparas tus rutas con mapas en tiempo real, registras las calorías que consumes y quemas y accedes a planes de entrenamiento personales. Es más, cuando nadas, Speedo registra y te muestra tus estadísticas. Llevas el control de absolutamente todo. 

3. ¿Te has detenido a pensar cómo ha cambiado de manera dramática la manera en que lavas? Ahora echas a la lavadora lo que se te haya quedado, no importa que el ciclo esté por mitad; no esperas a lavar la ropa blanca para lavar la oscura, las lavas ambas a la vez, en compartimentos separados, sin que el agua de una emigre hacia la otra y, por si fuera poco, lavas la ropa delicada o muy sucia en una bandeja adicional que tiene tu propia lavadora, sin tener que recurrir a un lavadero. 

4. La manera en la que preparas tus alimentos también se ha transformado. Desde hace un tiempo tu horno microondas dejó de ser lo que antes pensabas que era un horno microondas. Ahora allí cocinas a una gran velocidad tus carnes, que quedan crujientes por fuera y jugosas por dentro, o las haces al grill, perfectamente doradas. No solo eso, también fríes sin aceite porque tu microondas combina una parrilla con circulación de aire caliente para que los alimentos queden crujientes por dentro y por fuera. 

5. Tu nevera es lo más parecido a una obra de arte. Pero hubo un tiempo en el que era solo un rectángulo de metal con hielo donde mantener alimentos. Eso quedó atrás y hoy disfrutas de una técnica de enfriamiento dual que te permite mantenerlo todo fresco, los vegetales vivos por mucho más tiempo, que elimina los malos olores, crea zonas para tus alimentos y controla la temperatura de cada una de ellas. Hay cosas que haces ahora y ni cuenta te das, por ejemplo, escoger la temperatura para descongelar una carne para una cena de último minuto. ¿El helado se derritió en el camino entre la tienda y tu casa? Basta presionar un botón para que vuelva a su estado ideal en unos minutos.

6. ¿No has pensado que algunos años atrás encender el aire acondicionado de la casa desde la oficina, ver el interior de tu nevera a través de tu teléfono a la hora de hacer la compra, subir el volumen de la música o programar el ciclo de la lavadora desde tu Smartphone eran cosas del otro mundo? A eso súmale usar tu teléfono inteligente para apagar las luces a las 11:00 pm, saber cuándo alguien llega a la puerta de la casa o recibir una notificación si tu detector de humor se desactiva.