9/8/14

IBM desarrolla tecnología que simula funcionamiento del cerebro.

Cerebro Microchip

El fabricante tecnológico estadounidense IBM desarrolló un microchip capaz de procesar varias operaciones a la vez, lo que le diferencia de los chips tradicionales y le asemeja en gran medida al funcionamiento del cerebro humano, indicó la compañía.

En un artículo publicado en la versión digital de la revista Science, IBM recuerda que los chips tradicionales son capaces de procesar a velocidades vertiginosas una sola operación a un mismo tiempo, ante el resultado de la cual reaccionan y pueden emprender una nueva operación.

Esta lógica “lineal”, sin embargo, no es la misma con la que opera el cerebro, en el que numerosas operaciones tienen lugar a la vez, algo que IBM ha logrado imitar en su nuevo microchip y que, según la compañía, podría revolucionar el mundo de la informática, ya que mejora en gran medida aspectos como el reconocimiento de imágenes en movimiento.

Cada uno de los nuevos chips de IBM integra 5.000 millones de transistores, que simulan más de un millón de “neuronas” y 256 millones de “sinapsis” (conexiones entre células nerviosas), lo que les sitúa en terrenos propios de los supercomputadores y les permite reproducir a pequeña escala el funcionamiento de un cerebro.

“Es un supercomputador del tamaño de un sello, del peso de una pluma y que consume lo mismo que un audífono. Es una innovación genuinamente radical”, indicó en Science el científico jefe del equipo de IBM que ha desarrollado el producto, Dharmendra Modha.

Según sus desarrolladores, otra gran ventaja del nuevo microchip es que consume menos energía que los diseños tradicionales, lo que lo hace mucho más eficiente.

“Nos hemos basado en dos aspectos de la neurociencia: la neuroanatomía para la estructura y la neurofisiología para los sistemas”, explicó Modha.

El chip es el resultado de diez años de investigación de un equipo formado por 200 trabajadores de IBM en colaboración con la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA), una agencia dependiente del Departamento de Defensa de Estados Unidos que ha aportado 53 millones de dólares en fondos para el proyecto.

Si el nuevo microchip logra trasladarse con éxito a la industria, podría suponer un gran avance para un mercado informático que lleva años tratando de aumentar la velocidad de sus procesadores sin incrementar la velocidad de computación y por tanto caer en riesgo de sobrecalentamiento.

La computación “en paralelo” de estos nuevos microchips podría representar una solución en este sentido, aunque por el momento IBM no ha indicado cuándo esta tecnología podrá verse en el mercado. (EFE)