Más noticias sobre: ,

Consumir cotidianamente aspartame multiplica el riesgo de padecer leucemia, linfoma y otras enfermedades.

Investigación de más de 20 años en más de 2 millones de personas concluye que beber diariamente una lata de refresco de dieta (en cuya composición regularmente se incluye al aspartame) aumenta notablemente el riesgo de desarrollar leucemia, linfoma y otras enfermedades de mutación celular.


El aspartame fue uno de los emblemas de la década de los 90: por un lado, cuando se introdujo al mercado, se ofreció como la solución endulzante que podía añadirse a los alimentos para evitar todas las complicaciones de salud que conlleva el consumo de azúcar. Sin embargo, pronto se descubrió que este edulcorante generaba más problemas de los que prometía evitar.
Con todo, hasta la fecha el aspartame continúa presente en diversos alimentos y bebidas, sobre todo aquellos catalogadas como “light” o de “dieta” y, dentro de estos, especialmente en los refrescos vendidos con alguna de estas denominaciones.
Recientemente un estudio sumamente detallado y al mismo tiempo preocupante, confirmó los efectos nocivos del aspartame como factor que incrementa notablemente la probabilidad de desarrollar leucemia y cáncer, dos de las enfermedades de mutación celular más agresivas.
La investigación fue realizada por un equipo de la Escuela de Medicina de Harvard en colaboración con otras instituciones. Según estos resultados, beber una lata de 355 ml de refresco de dieta diariamente aumenta hasta en 42% la probabilidad de leucemia en hombres y mujeres, en 102% de mieloma múltiple en hombres y en 31% de linfoma no-Hodgkin también en hombres.
A diferencia de otros estudios, en este caso se trató de un análisis exhaustivo, que tomó una muestra de 2 millones de personas analizadas con todo detalle en sus hábitos alimenticios durante 22 años. Durante este tiempo los participantes respondieron un cuestionario sobre su dieta sumamente detallado, además de que esta fue modificada cada cuatro años por el equipo de investigación. Además de enmarcarse en un modelo multifactorial de riesgo, el estudio tuvo siempre un grupo de control que no bebía refresco para comparar los datos obtenidos.
Hasta ahora esta es la investigación más completa que se ha hecho al respecto, lo cual en cierto modo también la vuelve notablemente precisa y concluyente.
Los artículos publicados al respecto en estos enlaces:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16507461
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23097267
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17805418
comments powered by Disqus