Más noticias sobre:

¿Cuál es tu técnica para besar? 5 formas apasionadas.


Cada beso es una expresión personal e instintiva de nuestra manera de concebir la vida y las relaciones, de expresar sentimientos, pasiones y deseos a través de los labios y  la lengua.
Aunque no hay una forma “correcta” de besar, pues todo depende de las circunstancias, del momento y de la persona, hay varias formas, estilos pero generalmente redundan en 6 técnicas:
1. El “de banca”
Un clásico adolescente. Besarse en la banca de un parque combina una dosis de inocencia con una pizca de clandestinidad, aderezada por el peligro a ser descubiertos y observados por los demás transeúntes. Todos en algún momento nos hemos visto en una situación así. Este beso viene acompañado de un fuerte contacto visual antes de acercarse con lentitud, casi tímidamente, al primer contacto labial. Puede ser, en lugares como Guanajuato, una afirmación a favor de la libertad a demostrar afecto en lugares públicos.
2. El helado
Para este beso, lo primero es introducir un poco de hielo en la boca y luego recorrer despacio el cuerpo de la pareja –especialmente zonas sensibles al frío–, dejando que el contacto helado y a la vez excitante haga su parte. Otras variaciones relacionadas con la temperatura labial consisten en alternar bebidas calientes y frías, para luego aplicar besos cuyo termostato pasional, a estas alturas, debe provocar en el otro excitantes escalofríos ártico-tropicales.
3. El facial
Empieza en los labios, deslízate por las mejillas, puedes pasar por los párpados y volver a los labios, y una vez que estás tomando ritmo, baja hasta el cuello y quédate un rato ahí antes de reiniciar nuevamente el ciclo, añadiendo variaciones cada vez más intensas, según como se vayan dando las cosas. William Cane, autor de Kiss Like a Star: Smooching Secrets from the Silver Screen, refiere la escena de El piano (1993), en la que Harvey Keitel besa a una tímida y reprimida Holly Hunter como ejemplo perfecto de este beso íntimo y a la vez pasional.
4. El vampiro
Una encuesta incluida en The Art of kissing, realizada entre más de 3 mil mujeres, reveló que a 97% les gusta que las besan en el cuello. La mejor técnica es comenzar en los labios y de ahí bajar al cuello, hacer un recorrido suave y volver a la boca, luego bajar nuevamente y ampliar la exploración, recorriendo siempre las zonas laterales. A partir de ahí se puede ir hacia los hombros y los pechos, o volver a los labios. Lo importante, concluye Cane, es que “si eres un hombre y te abstienes de besar el cuello de la mujer, pones en riesgo –románticamente hablando– tu propio cuello”.
 5. El francés
También se le conoce como “beso de lengüita”. Lo primero y más importante es que el contacto debe ser en la parte delantera de la boca; no se trata de meter la lengua hasta la campanilla. Hay que jugar primero con la punta para luego dar pequeños y elusivos toques e ir entrando en calor. Busca atacar, retroceder, crear variedad. Ya después pueden utilizarse movimientos circulares, algo así como “lenguas en rotación”. A partir de ahí es cosa de ser instintivo. Nunca se sabe hasta dónde, lo iniciado con un beso, puede terminar.
comments powered by Disqus