#Sabiasque: "Sexomia" es un trastorno del sueño que hace que las personas tengan sexo mientras duermen.

A sus 27 años, J.K. era portero de una discoteca y estaba felizmente casado... hasta que empezó a agredir sexualmente a su esposa por las noches, cuando dormían. A la mañana siguiente ella le recriminaba su conducta, pero J.K. no recordaba nada. Pensaba que era broma. Sin embargo, tras varios días repitiéndose la escena, y para no perder a su pareja, accedió a ir a un centro del sueño y allí demostraron que el joven se excitaba mientras dormía y que, efectivamente, mantenía relaciones sin darse cuenta.

Algo parecido le ocurrió a la periodista A.K., de 38 años, que pidió ayuda a un profesional después de que su marido, al que había dado el 'sí quiero' dos meses antes, le dijera que por las noches se masturbaba y gemía tanto que le despertaba. Ambos casos, recogidos por la revista 'The Canadian Journal of Psychiatry', dieron visibilidad a un trastorno del sueño, hasta entonces silenciado, que se bautizó como sexsomnia.

Aunque ha tardado mucho tiempo en ser reconocido como enfermedad -y aún hay debate sobre el tema- lo cierto es que el comportamiento sexual en las horas de sueño está recogido en la literatura científica de principios del siglo XIX. Pero no fue hasta 1996 cuando el doctor Shapiro, junto a Fedoroff y Trjanovic, de la Universidad de Toronto (Canadá), lo propuso como un nuevo tipo de parasomnia -denominación que engloba diversos episodios de despertar, sin que se interrumpa el ciclo del sueño-.

Pertenece a la misma familia que el sonambulismo, pero en este caso se trata "de una persona que está dormida, en un estado de excitación sexual de intensidad variable y desarrolla conductas (masturbación, coito, lenguaje obsceno...) de las que no es consciente y no son voluntariamente deseadas", explica Eduardo Martínez Vila, director del Departamento de Neurología de la Clínica Universidad de Navarra.

"La primera reacción del afectado cuando conoce su conducta es la negación y la incredulidad. También a las parejas de cama les cuesta creer que alguien dormido pueda tener involuntariamente estas actitudes sexuales, pero es así, no nos damos cuenta", reconoce una paciente con sexsomnia que prefiere permanecer en el anonimato. "Yo perdí a mi novio, no por culpa del problema, sino por culpa de su desconfianza hacia mí, de llamarme mentirosa día tras día y discutir siempre por lo mismo. No se llegó a creer que tenía una enfermedad", recuerda.

Este trastorno ha cobrado interés recientemente por la polémica generada en Mons, Bélgica, después de que un tribunal haya absuelto a un hombre de 30 años que violó a su hija porque, según la sentencia, estaba dormido en el momento de los hechos. Lo cierto es que la sexsomnia ya ha servido de atenuante en varios juicios por violación y abusos sexuales. (Más en Informe 21)
comments powered by Disqus